Padre de familia, ingeniero y responsable del Departamento de Economía Social en Cáritas Diocesana de Tarragona, Vicenç Veses es voluntario de Stella Maris desde el pasado año. El pasado día 26 de octubre fue nombrado director de este Secretariado diocesano por el arzobispo Juan.

—¿Cómo afronta esta nueva responsabilidad y cuáles son sus objetivos al frente de Stella Maris?

El servicio a la comunidad es una llamada a todo cristiano y podemos responder de múltiples formas. El Apostolado del Mar, que está operativo de forma ininterrumpida en nuestra archidiócesis desde primeros de siglo, es una vía para ejercer este servicio hacia aquellos marineros que llegan a nuestro Puerto y que, llevando muchos meses de navegación, tienen necesidades humanas y religiosas en las que podemos ayudarles. Dirigir a Stella Maris es un reto y una alegría; agradezco la confianza del sr. Arzobispo y pido al Señor que me ilumine para saber organizar el gran trabajo que realizan los voluntarios. También quiero agradecer de corazón la tarea del Padre Benny Manackaparambil, o.c.d., a quien sustituyo y que nos deja la organización, el sentimiento de los voluntarios y el reconocimiento de nuestro trabajo en unas condiciones excelentes.

—¿En qué están trabajando ahora mismo?

Nos gustaría ampliar el horario de nuestro servicio pero por eso necesitamos crecer en voluntarios. Aprovecho para llamar a aquellos que puedan estar atraídos por este apostolado, que es algo diferente por su entorno en el mundo portuario. Necesitamos personas que puedan disponer de una mañana o una tarde, si saben conducir o hablan un poco de inglés mejor, pero éste no es un requerimiento para todos los voluntarios.

Ahora estamos llevando a cabo una recogida de gorras de lana, que durante el tiempo de Navidad regalamos a las tripulaciones y las agradecen muchísimo, ya que en invierno es una protección contra el frío y suelen vestir un sombrero debajo del casco. Hasta el día 10 de diciembre, todas aquellas personas que quieran colaborar pueden dejar las gorras en sus parroquias, en la librería del Arzobispado, en la iglesia del Carme (calle del Asalto, 11) o en la sede de Stella Maris los lunes, miércoles y viernes por la tarde.

El nombramiento del nuevo consiliario, el Padre Rogacionista, RG Cagbabanua del Santuario de Loreto, de nacionalidad filipina, nos permitirá dar un servicio religioso muy cercano a los marineros de Filipinas, que son la mayoría de los que nos visitan.

—¿Qué servicios ofrecen a pescadores y marineros?

Nuestro servicio es de bienvenida y acompañamiento. Intentamos ser «su casa fuera de casa». Visitamos los barcos que llegan a Port, nos interesamos por cómo están los pescadores y los marineros, les preguntamos si necesitan algo en particular, les facilitamos un teléfono de contacto y ofrecemos nuestro servicio gratuito de transporte hasta nuestro Centro, que está al límite de la zona portuaria y por tanto muy cercano a la ciudad. Cabe decir que el Centro es el antiguo edificio de Sanidad Exterior, que nos cedió la Autoridad Portuaria a la que agradecemos además su colaboración y apoyo.

A los que nos visitan en el Centro, les ofrecemos un lugar digno en el que sentarse, hablar y tomar café o una bebida, les damos información sobre los servicios de la ciudad, y otros pequeños servicios por ellos apreciados. En situaciones complicadas, como enfermedades, accidentes, etc., nuestra intervención, acompañamiento, gestiones con su agente o autoridades y apoyo religioso adquiere gran valor y nos lo hacen saber ampliamente.

Si desea saber más: www.stellamaristarragona.cat y @stellamaristgn en Facebook y Twitter

Entrevista publicada en la Hoja Dominical de 5 de diciembre de 2021 (n. 3743)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies