977233412 premsa@arqtgn.cat

Casi sólo pasa un problema. Un mes más. El gran problema del coronavirus. Hemos vivido y estamos viviendo unas situaciones nunca vistas. Una Cuaresma y una Semana Santa tan diferentes como todo este tiempo de confinamiento.
Entendemos que se trata de un gran problema imprevisto que afecta a toda la sociedad. Parece que el planteamiento debería ser global, imparcial, competente y mirando el bien común de la sociedad y el bien de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Causa mucha sorpresa y mala impresión la influencia de las ideologías. Da la impresión de que muchas propuestas son más en función de los intereses políticos que en función de la cordura y del bien común. Una pandemia como ésta no se puede aprovechar para servir intereses políticos e intereses personales.

Pienso que muchos estamos sorprendidos de tanta información defectuosa cuando no a veces falsa, tanto de servicio a las ideologías dominantes e incluso algunas veces de la incompetencia manifiesta de alguien que quizá se salva diciendo que cuando asumió el cargo no tenía ni idea que debería gestionar una situación de tanta responsabilidad. Pero esto tiene otras soluciones que continuar manifestando incompetencia. También hay una minoría de ciudadanos irresponsables que ponen en peligro la vida de los demás e incluso su propia.

A pesar de que todo esto se vea, también es de justicia reconocer y valorar de manera muy alta lo que una gran cantidad de responsables están haciendo con buen criterio, con mucho entrega al servicio de toda la sociedad y muchas veces adelantándose al que luego se decidirá.

También debemos subrayar la gran cantidad de personas que demuestran una gran responsabilidad y una solidaridad impresionantes; en primer lugar el personal sanitario, que muchos hacen actos heroicos, y también personas con iniciativas que realmente son sorprendentes y que habrá que tener en cuenta cuando pase toda esta pandemia. Incluso personas que han expuesto la vida. Todo el esfuerzo para ayudar a que están haciendo tantas parroquias y tantas Cáritas. Y tantos sacerdotes que se han apresurado a servir de la mejor manera que han sabido sus queridos feligreses con un buen uso de los medios modernos de comunicación.

Una situación muy compleja. Sigamos las orientaciones del papa Francisco y de nuestros obispos y que el Señor nos ayude, que lo necesitamos mucho. Oremos.

 Miquel Barbarà Anglès, pbro.

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies