977233412 premsa@arqtgn.cat

(SIJ – Església Jove) Después de habernos tatuado el mensaje que nos deja para todos los jóvenes (Dios te ama, Cristo te salva, Él vive y el Espíritu da vida), el Papa nos propone observar algunos caminos a recorrer durante el estado de la juventud… de los años o del corazón!

Los jóvenes se mueven entre los sueños y las decisiones pues una verdadera paz interior (con Dios) convive con la insatisfacción externa (hacia la injusticia) Dios y los otros, esto nos pone en juego, llega el tomar determinaciones a las que tenemos que dejar pasar a Jesús en la barca de nuestra vida y confiarle el timón, Él sólo necesita que rememos sin miedo a equivocarnos y es que del error también se aprende.

Otra ruta con los jóvenes son las ganas de vivir y tener experiencias, con el joven dejamos las teorías y démosle vida, testigos, sensaciones, experiencias donde pueda vivir el presente y descubrir que Dios nos quiere felices. Que pueda ver como entregarle todo a Él y el llenar de amor cada momento da sentido a la vida.

La amistad con los demás es otro camino de juventud que enseña a abrirnos, a comprender y cuidar de los demás, obliga a salir de nuestras comodidades y aislamiento para así compartir y poner en juego la vida. Una amistad que madura con el tiempo y, es que, hasta Jesús quiere ser nuestro amigo; quiere forjar una amistad inquebrantable que podemos sostener con el diálogo con Él. No privamos al joven del valor de esta amistad.

La etapa del crecimiento y la maduración también es un camino. Al igual que se cuida el cuerpo se debe procurar también el crecimiento espiritual: cuidar esta presencia del Dios vivo en nosotros, gracias a ello cada uno es único, la conversión y la acogida del don que Dios nos hace se debe cuidar constantemente .

Si quieres llegar rápido, ve solo pero si quieres llegar lejos camina acompañado. El sendero de la fraternidad da una mirada nueva a la vivencia de la fe. Es infinitamente mejor vivir la fe con compañía, juntos. La convivencia ayuda a curar muchas heridas de la historia personal por el camino del perdón y la reconciliación.

El camino del compromiso es el que va construyendo también al joven; desde la vocación laical y profesional concreta y viviendo la caridad familiar, la caridad social y la caridad política se puede descubrir cómo luchador por el bien común sirviendo a los pobres y protagonizando la revolución de la caridad y el servicio.

Todas las rutas propuestas nos llevan a encontrar en el joven la semilla a ser decididos y valientes misioneros para poder ser así testigos del Evangelio sin límites ni fronteras, teniendo bien presente como no será una tarea fácil, poniéndose frente a la mal dicha sociedad del bienestar.

Una mirada limpia a las potencialidades de los jóvenes y no caer en la pesada de… ¡son jóvenes! Confiemos, luchemos y esperemos también con ellos.

Mn. Ivan Cid,
delegado de Juventud de la diócesis de Tortosa

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies