La archidiócesis cuenta con varios proyectos que tienen por objetivo velar por la vida dando respuesta a situaciones delicadas que necesitan un acompañamiento discreto. Uno de ellos es el proyecto Raquel, que ofrece acogida y acompañamiento a las mujeres, familiares o profesionales que han participado en un aborto o lo han sufrido; y también está el proyecto Ángel —el más reciente, desde el año 2017— que acompaña y ayuda a mujeres que se encuentran ante un embarazo difícil por circunstancias diversas. Hoy, conocemos más a fondo este último

—¿Cuál es la misión del proyecto Ángel?

Es un proyecto de la Iglesia, especialmente desde las parroquias. En nuestro caso se materializa desde la archidiócesis y su misión es dar una atención individualizada a las personas que se encuentran ante un embarazo difícil, por inesperado o porque se haya detectado cualquier tipo de problema en el niño o en la niña. Se les ofrece una ayuda integral, no sólo material, sino también acompañamiento psicológico y espiritual. Aunque el proyecto se llame Ángel, hay tres figuras: el rescatador, que actúa en el momento de crisis cuando deciden seguir o no adelante con el embarazo; el ángel, que las acompaña a lo largo de todo el embarazo y los primeros meses del niño; y el facilitador, que busca los recursos que necesita la familia para seguir adelante. En nuestro caso estamos en contacto directo con la Llar Natalis, con las diferentes redes asistenciales de las parroquias de referencia y en especial con Cáritas.

¿Los voluntarios de este proyecto necesitan una formación o capacitación en concreto?

Puede hacerlo casi cualquier persona, sin unos requisitos previos de formación. No hace falta una dedicación permanente, y es compatible con una actividad profesional. Pueden hacerlo especialmente las personas de las parroquias, porque se busca también que las personas no se sientan sólo atendidas por una persona sino acompañadas por toda la comunidad donde puedan terminar integrándose.

Todas las personas voluntarias recibimos la misma capacitación, impartida por la asociación Spei Mater, y luego hay formaciones monográficas o especializadas en cada una de las tres figuras anteriormente mencionadas.

—-¿Cuál es el denominador común de las mujeres atendidas por el proyecto Ángel?

Las mujeres que son acompañadas en este proyecto suelen encontrarse solas, ya sea porque tienen la familia lejos o porque no hay buena relación con esta. Y la red social que tienen a su alrededor es mínima o inexistente.

Desde el año que iniciamos el proyecto dentro de la archidiócesis se han dado sólo a mujeres y esta atención y acompañamiento se ha realizado desde las tres figuras. Han sido acompañadas en el proceso de decidir si seguir adelante o no con el embarazo, en algún caso se ha trabajado en la mejora de las relaciones familiares y han podido vivir el embarazo con la familia. En otros casos se las ha acompañado a las visitas médicas y se ha mantenido el contacto durante los nueve meses de embarazo; en otros se les ha facilitado recursos materiales para poder vivir durante los primeros meses después del parto o se las ha derivado a la Llar Natalis o a Cáritas.

¿Dónde puede dirigirse a una mujer que se encuentre en una situación similar?

Para entrar en contacto con nosotros, tanto para ser voluntario/a como mujer que se encuentra embarazada y no quiere vivir su embarazo sola, se puede llamar al teléfono 618 683 790 o dirigirse a la Adoración semanal que tenemos los jueves 20.00 a 21.00 en la iglesia de la Mare de Déu del Carme (Padres Carmelitas – calle de l’Assalt, 11, de Tarragona).

Rocío Quintanal Franco,
responsable de los proyectos Raquel y Ángel en la archidiócesis

Entrevista publicada en el Full Dominical del 27 de juny de 2021 (n. 3719)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies