977233412 premsa@arqtgn.cat

Del 8 al 15 de julio un grupo de personas del arciprestazgo de Reus peregrinaron a Tierra Santa. Silvia Virgili ha sido una de las participantes y éste es su testimonio.

«Sílvia, ¿estás preparada para ir a Tierra Santa?», Me preguntó Mn. Víctor Mosquera antes de entrar en la última reunión sobre la preparación del viaje. «Me provoca una mezcla de ilusión y respeto», respondí.

Sólo mirando el vídeo que nos enseñaron de las ciudades y lugares que visitaríamos, lo que allí había sucedido y pensar que en breve estaría allí, hizo emocionarme. Hacer esta peregrinación a Tierra Santa me ofrecía la posibilidad de poner imágenes reales a todo lo que me habían contado en la asignatura de religión en la escuela, en la catequesis de comunión, de confirmación y en el grupo de jóvenes. Todo lo que tanto Mn. Eduard Arrufat y Mn. Joan Águila, ya hace años y sin ellos saberlo, me ayudaron a entender, a saber interpretar y a crecer en la fe. Todo lo que a nivel personal he tenido la necesidad de continuar leyendo y aprender. Y lo más importante, todo lo que he recibido en este sentido de María Teresa, mi madre, con la que además he podido compartir esta entrañable experiencia. He hecho con ella el mejor viaje en un momento muy complicado de mi vida, y es por eso que siempre, siempre, le estaré agradecida. Ha sido un regalo de Dios.

Las tierras que hemos pisado, las aguas que hemos tocado, las calles por donde hemos andado, los lugares donde hemos compartido misas y oraciones, ha sido maravilloso… Es cierto que han pasado muchos años y que todo ha sufrido muchos cambios. Puedo llegar a entender que alguien que lea ahora estas palabras pueda pensar que ya no queda nada del paso de Jesús, sólo el lugar y poco más. En según qué aspectos es así. Pero no creo que este deba ser el mensaje.

Ver, vivir y sentir in situ lo que conocemos y aprender lo que aún no sabíamos es lo que realmente importa. No voy a entrar a citar los lugares concretos, ya que esta información se obtiene leyendo un itinerario. Mi intención es transmitir la vivencia, la experiencia, la convivencia del grupo. Juntos hemos compartido momentos muy especiales y emotivos desde la fe. Hemos sabido romper el paso del tiempo y encontrar allí toda nuestra historia.

Maria Teresa, Carmen, Antonia, Jordi, Mercè, Rosa María, Encarna, Rafael, Isabel, Pilar, Tona, Maria Teresa, Isabel, Ramona, María Dolores, Montserrat, Mariona, Carlos, Estanis, Maria Teresa, Montserrat, Antonio, Soledad , Lidia, Plácida, Fernanda, Francisco, Mari Paz, Eusebio, María Dolores, José, Anna Maria, Ana María, Ester, Antonio, Carmen, Juan María, Juan, Asunción, Carmen, Misericordia, Carlos, Judit, Joan, Quima, Víctor, Pedro y Julián. Doy gracias a Dios de haberos conocido. De todo lo que he aprendido de vosotros viéndoos y escuchándoos. De las charlas compartidas y de las emociones vividas. De vivir libre y plenamente mi fe durante estos días. De hacerme comprender que todos llevamos nuestra cruz pero que tenemos la suerte de entender que la bondad y el amor del Señor nos acompañan toda la vida.

Sílvia Virgili

 

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies