977233412 [email protected]

Manresa celebra este año el quinientos aniversario de la estancia de Ignacio de Loyola en la ciudad, donde vivió una fuerte mística espiritual y de solidaridad con la pobreza. Con esta efeméride, que se cerrará el próximo día 31 de julio, se quiere potenciar la atracción que Manresa ha tenido a lo largo del medio milenio como cuna de las espiritualidades ignacianas —religiosas y seglares— y de toda la obra cultural, social y pedagógica que se deriva. El acto central de esta conmemoración tendrá lugar el próximo día 12 de marzo en la Sagrada Familia de Barcelona coincidiendo con el cuarto centenario de la canonización de san Ignacio y san Francisco Javier, entre otros.

Con motivo de este quinto centenario conversamos con el jesuita P. David Guindulain, encargado de predicar este año los Ejercicios Espirituales de Cuaresma al clero diocesano.

—¿Cómo definiría la misión de la Compañía de Jesús a alguien que la desconoce?

La misión de la Compañía de Jesús, a partir de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio, es desvelar y acompañar a una experiencia cercana de Dios. Esta experiencia de Dios se encarna en el mundo de la educación, en el ámbito social o en la escuela de la oración. Todo jesuita se siente enviado a descubrir, desde cada ámbito, cómo Dios habita en las personas y entre las personas. Y hacerlo en Iglesia, por supuesto. 

—La ponencia impartida en la formación mensual al clero ha llevado por tema «Ignacio a Montserrat: escuela de oración». ¿Qué papel ha tenido Montserrat en el proceso de transformación personal de san Ignacio?

En Montserrat, Ignacio encuentra un método, una manera de rezar, en el Ejercitatorio del Abad Cisneros que él después adapta con sus Ejercicios Espirituales. Y este Ejercitatorio precisamente, lo que busca es que el creyente se encuentre honestamente delante de Dios y san Ignacio busca también esa cercanía, partiendo siempre de la acción de gracias. Es decir, partiendo de ese maravillarse de ese Dios presente en las personas, en las cosas.

—¿Con la conmemoración de los 500 años de la conversión de san Ignacio cuál es el mensaje que quieren hacer llegar al mundo?

Hace dos años, los jesuitas decidimos que la primera preferencia apostólica para los próximos diez años sería los Ejercicios Espirituales, es decir, acompañar a esta experiencia de Dios. Y esta prioridad ha coincidido con los quinientos años del paso de san Ignacio por Manresa. De hecho, el propio papa Francisco, al saber esta preferencia, dijo que había que empezar por aquí porque si no todo lo demás, toda la acción pastoral, no se sostiene.

—El lema de este aniversario es «Ver nuevas todas las cosas en Cristo». ¿A qué invita?

Invita a maravillarse, al agradecimiento al que me refería antes, a éste descubrir que Dios está habitando las relaciones personales y el presente. En el último mosaico del artista y jesuita Marko Rupnik, en Manresa, se puede ver a Jesús e Ignacio llevando la cruz. Aparecen dos rostros, pero hay tres ojos. En el ojo del medio coinciden, esto significa que la experiencia que tuvo san Ignacio cerca de Roma, lo que conocemos como la experiencia de la Storta, era un sentirse puesto con Cristo y en Él poder ver realmente, desde de Cristo, las cosas nuevas. Es éste el sentido que queremos destacar, que de hecho es el Evangelio en estado puro.

—Aún no sabemos si el Santo Padre Francisco visitará finalmente Manresa pero, en caso de que lo hiciera, ¿qué supondría?

Cuando llegué a Manresa hace seis años, fueron los mismos manresanos los que me pusieron de relieve san Ignacio porque le tienen un cariño muy profundo y popular. Si finalmente el Papa viniera a Manresa sería una forma de ponerla en el mundo, sobre el mapa. Poner de relieve donde empezaron los Ejercicios y donde se puede volver a vivir esta experiencia que vivió Ignacio.

El alcalde de Manresa, el día de la inauguración del Año Ignaciano, dijo soñar con que Manresa fuera una nueva Compostela. Evidentemente el Ayuntamiento ve una oportunidad para revitalizar este corazón de Cataluña que es Manresa. Y puede serlo en todos los sentidos, también a nivel espiritual. No sabemos si será así pero sería una ocasión única para el Papa de estar en un sitio donde no ha estado nunca, a diferencia de Loyola, donde sí ha estado.

Entrevista publicada en la Hoja dominical del 27 de febrero de 2022 (n. 3755)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies