En marzo del 2021 empecé colaborando con los cursos de primera acogida que impulsa Cáritas apoyando al docente, aunque hace muchos años que formo parte de la parroquia de Santa María de Salou. Como había sido maestra y desde Cáritas necesitaban alguna persona para apoyar en el aula los sacerdotes me pidieron si quería participar y así empecé esta experiencia.

Mi colaboración es de lunes a viernes de nueve a once de la mañana. Apoyo en todo lo necesario, pero sobre todo estoy más enfocada en ayudar a los alumnos que tienen más dificultades de aprendizaje de la lengua y que necesitan un refuerzo. También ayudo a la profesora a preparar los materiales y las actividades.

De este voluntariado valoro, sobre todo, el hecho de poder ayudar, ya que es muy gratificante y me aporta mucha satisfacción. Creo que siempre se aprenden cosas nuevas y la verdad es que con este curso he aprendido cosas que no sabía.

La experiencia es muy positiva y enriquecedora. Las personas que vienen están en una situación desventajosa —muchos se encuentran en situaciones irregulares— y esto hace que sus historias de vida te aporten visiones diferentes, ves una realidad que en el día a día no tienes cercana. En el curso hay personas que vienen de Pakistán, Colombia, Brasil, Marruecos, India, Ecuador y Georgia; culturalmente son muy diferentes, pero todos y todas comparten las ganas de aprender y relacionarse para poder integrarse en la sociedad en la que han decidido vivir. También se ve mucha superación y ganas de aprender. Es sorprendente como el grupo se acaba conociendo y creando un vínculo de ayuda mutua.

Article publicat en el Full Dominical del 11 de julio de 2021 (n. 3722)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies