Mn. Xavier Roig Rovira es hijo del Morell y rector de varias parroquias del Priorat como Falset, Pradell de la Teixeta, Porrera, Bellmunt y La Torre de Fontaubella. El pasado mes de julio el arzobispo Joan lo nombró delegado diocesano para la liturgia.

¿Cómo afronta este nuevo servicio?

Con mucha ilusión y agradecimiento por la confianza que ha depositado en mí el Sr. Arzobispo. Ya desde pequeño he ido descubriendo en la liturgia una mina llena de profundas galerías llenas de tesoros que nos permiten la más rica comunión con Dios y con la comunidad cristiana. Junto con la voluntad de profundizar cada vez más en estas galerías, ha nacido en mí un deseo de explicarlo, de hacerlo llegar a los demás y de dar testimonio para que sean muchos los que descubran y profundicen las grandezas de Dios escondidas en las celebraciones de nuestra fe. Con el equipo de la delegación de liturgia, ahora tengo la oportunidad de hacerlo al servicio de nuestra Iglesia de Tarragona.

—¿Qué tarea tiene encomendada la delegación de liturgia en la archidiócesis?

Nuestra tarea es ayudar y dar herramientas a todo el pueblo de Dios que peregrina en Tarragona para que profundicemos en la liturgia, la conozcamos mejor para poder vivirla mucho mejor y, así, descubrimos y damos testimonio de que la liturgia es indispensable para el crecimiento en la fe como comunidad cristiana.

—¿Qué nuevas propuestas han impulsado en estos últimos meses?

El equipo de la delegación, formado por Mn. Rafael Serra, diez jóvenes laicos —uno de cada arciprestado— y servidor, hemos hecho una apuesta para dar formación litúrgica a los laicos y laicas. Es por este motivo que editamos cada dos meses la hoja Connecta’t, con material diverso de formación litúrgica y hemos creado el sitio web liturgia.arqtgn.cat, con el fin de que sea un espacio de recursos, materiales y espiritualidad.

También editaremos cada año el Calendari Litúrgic de pared, el cual nos permite conocernos mejor como Iglesia de Tarragona y orar unos por otros a través de las fotografías mensuales sobre acontecimientos litúrgicos de nuestras parroquias y comunidades, y de las fiestas y celebraciones que llevamos a cabo.

También nos ofrecimos para ir a las parroquias y comunidades interesadas en cursillos para lectores, cursillos sobre la Liturgia de las Horas, formación para ministros extraordinarios de la Eucaristía, etc. Nos habíamos propuesto llevar a cabo un encuentro diocesano anual para animadores de la liturgia, pero debido a la pandemia hemos tenido que posponerla.

La formación también es indispensable para entender los símbolos y signos intrínsecos a toda celebración eucarística …

Exacto. La formación es muy necesaria y urgente. Muchos cristianos y cristianas no participan de las celebraciones litúrgicas que, según ellos, éstas no aportan nada a su vida, «no les dicen nada». La formación, pues, es necesaria no sólo para los ordenados y consagrados sino también para los laicos y laicas, para que estos sepan ser sal y luz también en liturgia. De esta manera podrán ayudar a otros menos interesados en la liturgia a vivirla a partir de sus símbolos, signos, cantos, oraciones, textos bíblicos y litúrgicos, luces, colores, olores… y así descubrirla o redescubrirla con otros ojos.

Entrevista publicada en el Full Dominical del 2 de mayo de 2021 (n. 3712)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies