977233412 [email protected]

Durante la Misa Crismal de esta Semana Santa pasada, el arzobispo Joan Planellas hizo entrega de los nombramientos como Misioneros de la Misericordia que el papa Francisco firmó para otros dos presbíteros de nuestra archidiócesis, Mn. Luis Simón y el P. Mario Buonnano. Éstos se unen a Mn. Jaume Gené y el P. Ramon Olomí, que ya habían sido nombrados durante el año del Jubileo de la Misericordia, en 2016.

Del 23 al 25 de abril, Roma acogió el 3er Encuentro Mundial de los Misioneros de la Misericordia. Mn. Jaume Gené y Mn. Luis Simón participaron en esta celebración.

¿Cómo recibió el encargo de ser Misionero de la Misericordia?

Fue una propuesta del arzobispo Juan que acepté con ilusión porque no hay nada más bonito para un pastor que poder dedicarse especialmente a mostrar ese rostro de misericordia de Dios, revelado por Jesucristo. Un Dios que acoge, que perdona incondicionalmente, que ama y consuela. Me parece que en nuestro mundo de hoy, tan herido, existe una necesidad imperiosa de que cada persona pueda palpar, en su vida, ese rostro de misericordia de Dios que es capaz de transformar nuestra historia.

¿Cuál es la labor del Misionero de la Misericordia?

La figura del Misionero de la Misericordia fue instituida durante el Año de la Misericordia de 2016. Todos los ministros y pastores somos portadores de la Misericordia de Dios, pero, con esta figura, el papa Francisco quería que algunas personas tuvieran la tarea de promover y dedicar especialmente tiempo a predicar insistentemente sobre la misericordia, a acoger a toda persona que la desee y necesite, ya dedicar tiempo y espacios para ofrecer y facilitar la vivencia del sacramento de la reconciliación.

¿Cómo es el trabajo conjunto de los cuatro misioneros de nuestra archidiócesis?

En estos momentos todavía es muy reciente el nombramiento de dos de nosotros, pero sí que sería bonito poder encontrarnos para compartir nuestras experiencias, y ver cómo es posible dar a conocer esta figura del Misionero de la Misericordia, que no pretende sino promover el encuentro de las personas con esta misericordia de Dios.

¿Cómo fue la experiencia de encontrarse con más de 400 Misioneros de la Misericordia en Roma?

Ha sido una vivencia muy hermosa y especial, una experiencia profundamente eclesial. Nos encontramos Misioneros de la Misericordia de todo el mundo, y tuvimos espacios para poder compartir las experiencias pastorales de cada uno, especialmente durante el tiempo de la pandemia. Esto supone una riqueza enorme porque te abre la mirada y el corazón a conocer otras realidades que, desde nuestra casa, nos quedan un poco lejanas. Ha sido, para mí, como un regalo, un don del Espíritu Santo, que me ha ayudado a amar más a la Iglesia, a sentirme en comunión en la Iglesia.

¿Qué les pidió el papa Francisco durante el encuentro?

El encuentro con el papa Francisco fue también un momento muy especial de la vivencia de estos días, con palabras de esas que quedan grabadas en el corazón. El Papa nos pidió que perdonáramos con generosidad, que no nos guardáramos el perdón de Dios, porque con el perdón de Dios no se juega.

Nos interpeló, también, pidiéndonos que procuráramos ser el rostro de la Misericordia Divina, para que aquellos que se encuentren con nosotros puedan cambiar su mirada sobre Dios. Que tengamos siempre a mano el manto de la misericordia, para cubrir con su calor a todos los que se acerquen a nosotros para ser perdonados; que sepamos ofrecer consuelo a quienes están solos y tristes. Nos compartió que este ministerio de la misericordia es lo más cercano a su corazón: ser un instrumento eficaz de la misericordia de Dios.

Entrevista publicada en el Full dominical del 15 de mayo de 2022 (n. 3766)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies