Merche Crespo es madre de familia y catequista de niños de Comunión de la parroquia de Sant Pau de Tarragona. El grupo de niños de catequesis que lleva debería haber hecho la Comunión este próximo domingo 26 de abril pero no se podrá celebrar debido a la pandemia. Cuando se declaró el estado de alarma sanitaria ella y otras catequistas preparaban el encuentro anual de niños de segundo curso de catequesis del arciprestazgo en la Catedral, actividad que tampoco se pudo lleva a cabo.

—¿Cómo está viviendo estos días la vida de parroquia? Qué es lo que más echa de menos o lo que más valora?

Afortunadamente vivo cerca mi parroquia, desde mi casa veo la iglesia y también oigo las campanas cuando tocan cada día a las doce del mediodía. Este pequeño detalle hace que me sienta un poco más acompañada por Jesús y por toda la comunidad.

Nuestro rector, Mn. Joan Cañas, todos los días por la mañana, desde los primeros días de confinamiento, envía un whatsapp a los miembros de la comunidad para saber cómo estamos acompañado de un comentario de la Palabra de Dios y un enlace con la visita espiritual a la Virgen, des de sus diferentes advocaciones en la diócesis. Este escrito me ayuda mucho a empezar bien el día y lo valoro muy positivamente, está siendo de gran ayuda para mí. También tengo en casa, en la pared de la cocina, la oración del papa Francisco a María en este tiempo de pandemia con la imagen de la Virgen que hay en la parroquia, Santa María, Madre de la Iglesia.

Como le ayudan las iniciativas que han ido surgiendo para mantener viva la comunidad a pesar del confinamiento?

Gracias al Facebook del arciprestazgo y de algunas parroquias que sigo he podido participar la mayoría de días de la misa y también del rezo del Ángelus y del comentario del Evangelio. Durante los días de Semana Santa me conecté también al Facebook del arciprestazgo durante el Viacrucis del Martes Santo que se hizo desde la Parroquia de San Francesc, y el del Viernes Santo desde la Catedral. También el Domingo de Ramos seguimos en familia la misa desde la Capilla del Santísimo de la Catedral por Tac 12 y elaboramos con mis hijos unas palmas de papel. Ha sido muy buena idea esta iniciativa por parte del arciprestazgo y aprovecho para agradecer a los sacerdotes su labor y coordinación.

Además, el día 25 de marzo, solemnidad de la Encarnación del Señor, encendí en mi balcón una vela, una luz para la esperanza, tal como sugirieron desde muchas parroquias para mantener viva la comunidad.

—Cómo mantienen el contacto con los niños de la catequesis y sus familias?

Nuestro rector se comunica semanalmente con todas las familias durante el curso y estos días también lo ha hecho, para dar indicacions y avisos respecto a la situación que estamos sufriendo. Ya desde la primera semana, hizo llegar a todas las familias los temas de catequesis con unas fichas para que los niños lo trabajaran en su casa. Las semanas posteriores comenzó a enviar a las familias los documentos elaborados por el Secretariado Interdiocesano de Catequesis de Cataluña y las Islas Baleares (SIC). Y así seguiremos manteniendo el contacto con las familias y niños hasta que termine el confinamiento.

Con el resto de catequistas también mantenemos el contacto entre nosotras gracias al grupo de whatsapp de nuestra parroquia y yo también lo hago con las otras catequistas enlace de las otras parroquias del arciprestazgo.

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies