Coincidiendo con la 56 ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, hoy hablamos con la periodista, editora y actual directora de Cataluña Religión, Laura Mor Iriarte.

Mor es licenciada en Periodismo (UAB, 2005), también se ha formado en Comunicación de los Conflictos y la Paz (UAB, 2006) y en Comunicación y Religión en la Era Digital (Blanquerna, 2015). Ha estado siempre vinculada a proyectos de comunicación con vocación cristiana y humanista. Ha trabajado en el programa Signes dels temps de TV3 y ha dirigido diversos documentales, como Església Confi(N)ada (2020), que relata la implicación de la Iglesia durante el confinamiento, Sant Francesc d’Assís Bellavista. Una parròquia al servei del barri (2019) y La força de l’esplai de Llerona (2019). Recibió el Premio Memorial Obispo Carrera por el monográfico Joves i Església.

¿Cómo se trabaja la información religiosa en los medios de comunicación?

Los medios generalistas tratan lo religioso de forma conflictiva y, a menudo, como una anécdota. Pero también hay quien sabe que la fe configura muchas personas, que aporta claves de comprensión del mundo. Y desde aquí los medios recogen inquietudes, proyectos y pensamientos muy inspiradores. En la medida en que los medios entienden que el creyente es también una persona despierta, preocupada y comprometida con el entorno, el contenido está garantizado.

¿Cuál es tu misión como periodista católica?

La experiencia nos enseña que con la comunicación ocurren cosas. Lo que se explica, existe, se visibiliza, ofrece una posibilidad de abrir la mirada y transformar el mundo. El periodismo debe ser descubierta y narración del otro. Vivirlo desde la fe ayuda a entender qué es todo esto de la fraternidad y darle una aplicación práctica. Comunicamos para trazar vínculos entre las comunidades y las personas.

¿Qué dificultades te has encontrado a lo largo de tu carrera como periodista para poder tratar temas religiosos?

Tenemos un notable problema de acceso a las fuentes. Sea por falta de estructuras profesionales vinculadas a las instituciones ya las comunidades religiosas, sea por la propia sociología de las religiones que genera grupos y dinámicas muy diversas, sea por la desconfianza y recelo que despierta en ocasiones la profesión periodística. No siempre somos bien acogidos ni encontramos interlocutores disponibles. Entendemos que haya casos de mala praxis, pero hay que confiar, sobre todo cuando quien pide un testigo o voz somos periodistas especializados.

¿Qué necesita un buen comunicador del ámbito de la religión?

Olfato para detectar cambios y novedades, capacidad para escuchar sin prejuicios, y comprensión de códigos, simbología y lenguajes. También horas de calle, para entender qué está pasando y poder captar cómo responden las comunidades a la realidad del momento.

¿Cuesta que los medios se hagan eco de las noticias positivas que da la Iglesia?

Todas las buenas historias tienen recorrido si se saben contar bien. Pero es necesario comprender los tempos del mundo periodístico, tener paciencia, ganas de trabajar, dedicar horas y también, a menudo, una velocidad y agilidad que no siempre coinciden con los ritmos eclesiales. ¡He aquí el reto!

¿Qué debería hacerse para consolidar más la relación entre la Iglesia y los medios de comunicación?

Habría más conversación regular, flexibilidad, provocar encuentros entre ambas partes. Y hacerlo detectando carismas, formando y liberando a personas con talento comunicativo, potenciando relaciones y vínculos reales. La Iglesia debe explicar qué hace de forma ágil, constante y positiva, y no de forma reactiva cuando existe un escándalo.

El Papa, en su 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, nos habla de la capacidad de escuchar. ¿Es necesario que medios e Iglesia se escuchen mutuamente más?

Es necesario que se escuchen, que hablen, que sean generosos mutuamente. Los medios los sacan adelante personas concretas, con criterios y formación. Se les debe conocer. También la Iglesia debe hacerse respetar, desde la humildad y la coherencia, aportando información, diversidad de voces y sentido vital.

Entrevista publicada en el Full dominical del 29 de mayo de 2022 (n. 3768)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies