977233412 [email protected]

Hoy domingo 26 de junio se celebra, en Roma y en todas las diócesis del mundo, la clausura del Año Amoris Lætitia que, con motivo del quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica tan importante sobre la familia, el papa Francisco convocó el día de san José del año pasado con la intención de hacernos vivir un año de necesaria relectura y reflexión profunda de su contenido. Esta clausura coincide con el X Encuentro Mundial de las Familias en Roma en el que, debido a la persistente pandemia por la Covid19, asisten sólo los delegados, directores de secretariados y consiliarios de la pastoral familiar de la Iglesia universal.

Desde que se nos pidió el impulso y organización de este año en la archidiócesis, el equipo de la Delegación para los laicos y la familia, con el Secretariado de pastoral familiar, se puso a trabajar en las doce prioridades propuestas por el Papa para que la conmemoración que hoy acaba se haya convertido en el comienzo de «un renovado y creativo impulso pastoral para poner a la familia en el centro de la atención de la Iglesia y de la sociedad», según sus propias palabras.

Haciendo balance del año celebrado, queremos destacar las acciones más importantes que se han llevado a cabo en la Iglesia de Tarragona como las convocatorias a las parejas que se han casado durante el año, que han participado en el curso prematrimonial del servicio diocesano CPM y han estado acompañadas en su primera etapa vital como matrimonio cristiano. A raíz de estos encuentros ha surgido un primer grupo de parejas que, con el apoyo de nuestro equipo, se siguen encontrando periódicamente para profundizar y fortalecer su relación de amor a la luz de la fe y que esperamos sea semilla para futuros grupos de matrimonios que debemos seguir impulsando con la colaboración de las parroquias y la ayuda de Dios.

La semana del matrimonio que se celebró el pasado mes de febrero se convirtió en una buena oportunidad para ofrecer propuestas diarias de oración, reflexión y formación a los matrimonios de nuestras parroquias y comunidades, teniendo una gran participación que esperamos que se mantenga en próximas ediciones. Previamente, un encuentro de familias en el Santuario del Loreto, con el acompañamiento del arzobispo Juan y la participación de más de un centenar de personas, fue el inicio de esta semana centrado en la promoción del matrimonio y la familia en la luz de la Alegría del Amor.

En el apartado de formación y a propuesta de la delegación, el INSAF organizó un necesario y completo curso sobre la exhortación apostólica en Reus, y la revista Església de Tarragona ha ido publicando artículos de todos los capítulos de la exhortación desde las visiones de diversas vocaciones de la Iglesia (un presbítero, un matrimonio, un diácono permanente y una religiosa).

Una de las acciones más prioritarias que se plantearon desde el inicio de este año ha sido el impulso de renovación del Servicio de Acompañamiento y Orientación Familiar (SAIOF), un servicio archidiocesano para atender y acompañar a las familias que están pasando por alguna situación de vulnerabilidad que compromete su estabilidad, o personas casadas que necesitan acompañamiento, desde la óptica de la fe, para mejorar su situación de vida familiar. Este servicio continuará en constante formación para que se convierta en un recurso exitoso e imprescindible de apoyo a la familia cristiana de Tarragona.

La pandemia, que durante este año ha estado presente en diferentes intensidades, ha frenado algunas de las propuestas que el equipo había programado desde el principio, pero al mismo tiempo nos ha dado la fantástica oportunidad de que el Año Familia Amoris Lætitia no acabe hoy sino que siga siendo un camino que, impulsados ​​por la determinación apostólica del papa Francisco, debemos seguir transitando con la colaboración de todas las parroquias y comunidades de nuestra Iglesia. El Secretariado de pastoral familiar, con la Delegación para los laicos y la familia, tiene la intención de fortalecer y seguir promocionando a la familia cristiana porque, como dijo el papa Francisco en el mensaje de convocatoria de este año, es «el punto de referencia más firme, el apoyo más fuerte, la salvaguardia insustituible para la estabilidad de toda la comunidad humana y social (…) Necesitamos los vínculos de la familia para vivir y hacer a la humanidad más fraterna».

Equipo de la Delegación para los laicos y la familia – Secretariado de Pastoral Familiar

Article publicat al Full dominical del 26 de juny de 2022 (n. 3772)

 

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies