977233412 premsa@arqtgn.cat

nit-jove-dins

Sal de tu tierra/ sigue las huellas de mis pies/ anunciarás al mundo entero/ el alba de un nuevo amanecer/. Este es el estribillo de Sal de tu tierra el himno que recoge el lema de la campaña para este Domund de 2016, estrenado el viernes, día 7 de octubre, en el claustro de Sant Pau del Centro Tarraconense El Seminario, sede de la semana de El Domund al descubierto y su exposición.

Un claustro, poblado de jóvenes y no tan jóvenes, cantaron al unísono la composición de mosén Joan Àguila, interpretada por el grupo Canta la Teva Fe y que tal como subrayó D. Anastasio Gil, director de las Obras Misionales Pontificias en España «a partir del lunes empezará a sonar en todas las diócesis de España».

Lo explicitó con claridad meridiana el obispo de Girona, Mons. Francesc Pardo, coordinador de Pastoral Juvenil en Catalunya, en el momento de la plegaria, antes del envío de jóvenes «a la misión de evangelizar en todos los ámbitos donde nos movemos». Reflexionó sobre la unidad del cuerpo con Jesús, del qual Él se vale para hacer llegar sus enseñanzas: «un corazón para amar, unos brazos para abrazar… unos pies que están aquí, pero que pueden andar y salir de nuestra tierra y llevar la palabra de Dios a cualquier lugar del mundo. Ésta es la misión que se nos ha confiado».

La magia de las misiones

Previamente, en el Espacio Muralla, escenario de las sesiones de El Domund, al descubierto hubo un auténtico espectáculo de magia protagonizado por Pau Muñoz, laico comprometido de la Parroquia de San Pedro y San Pablo de Tarragona.

Pablo Muñoz demostró, con creces, sus grandes dotes como mago, sorprendiendo con diversos trucos a jóvenes y mayores, entre ellos los también prelados, Mons. Enric Benavent, obispo de Tortosa y Mons. Lluís Solé, obispo de Trujillo (Honduras). El mago demostró como la oración y acción es «la magia de las misiones» que se benefician de nuestra cooperación. Su actuación fue rubricada con sonoros aplausos.

El obispo Pardo puso algunos ejemplos de vocación misionera, para afirmar que «si coincide lo que Dios nos pide, con lo que deseamos y queremos, entonces la felicidad es total». Asimismo pudo visionarse en pantalla el testimonio de una joven pareja, Roger y Maria, de la diócesis de Sant Feliu de Llobregat y Tortosa, respectivamente, que misionan en la República Dominicana. Testimonio vivo y en directo el que dio Noelia Pulido, que puso en relieve el aprendizaje que se recibe en la misión, y el «enriquecimiento personal que supone convivir con esas personas que te agrandan el corazón, para dar cabida a todos».

Por su parte, el obispo Lluís Solé, manifestó que Jesús dio más importancia al tiempo que al espacio y «si no vivimos el tiempo al ritmo de Dios, nuestro espacio también será un mundo pequeño».

La jornada estuvo coordinada por Mn. Josep Mateu, delegado diocesano de Pastoral Juvenil en Tarragona, el cual exhortó a los jóvenes a ser enviados a la misión también aquí, en el entorno familiar, en la escuela, entre los amigos… ser la luz del mundo.

También hubo plegarias para los misioneros, para que seamos misioneros también aquí, para que todos los hombres y mujeres puedan conocer a Dios, para que los gobiernos trabajen para un mundo más justo, y para los cristianos que son perseguidos por la fe.

Joan Boronat 

Fotografías del acto

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies