Actualmente existen una serie de aportaciones expresando la importancia de la salud mental.

El papa Francisco ha pedido rezar el mes de noviembre por las personas con depresión y ha publicado un vídeo expresando que la depresión y la ansiedad son los trastornos de salud mental que más sobresalen. TV3 dedica la Maratón de este año a la salud mental, en los 30 años de este gran programa que tanto ha hecho por muchos problemas sociales y tanta colaboración y solidaridad ha desvelado en nuestra sociedad. Merece un reconocimiento por parte de todos.

Problemas de salud mental los ha habido siempre. Los que crecimos en el ámbito de Reus, desde el pueblo de Almoster, ya hacíamos la bromita que cuando a Pere Mata cerraban sus puertas cerraban más fuera que dentro. Pero no teníamos ni idea de la magnitud de la enfermedad hasta ahora.

Según encontramos en los medios de comunicación, dice que una de cada diez personas a nivel mundial vive con trastornos de salud mental, que significa 792 millones de personas, que significa un 11% de población. Los trastornos que más sobresalen son la depresión con 264 millones (3%) y la ansiedad con 284 millones (4%). La pandemia ha aumentado el número de quienes lo sufren y ha agravado el sufrimiento de muchos.

Con toda esta situación hay muchas personas en torno a los enfermos que sufren, ya veces mucho. También de vez en cuando se producen situaciones raras. Como un día que presidí una Vigilia Pascual en la parroquia de San Juan de Reus (en la muerte de Mn. Albert Espolet), y en el momento de la homilía entró un hombre gritando y asustado. Al dirigirse hacia mí me asusté. Cuando se puso delante de mí se plantó y me dijo: «¿Y por mí no hay vela?»

No es fácil dar consejos. No es fácil encajar y vivir estas enfermedades tanto en cuanto a la persona que las padece como para los que están cerca, quieren ayudar y sufren sus consecuencias. Ciertamente que hay publicaciones muy buenas, pero quizás podemos decir que cada persona es cada persona y debe tratarse según lo que necesita. Por lo general podemos decir que es bueno que intervenga un buen profesional.

Hay personas que desconocen que en la Iglesia ha habido y existe preocupación por la salud mental. Sólo dos ejemplos. A nivel internacional la Catholic Mental Health Ministers. Y en nuestra casa la Fundación Vidal i Barraquer —que conozco bien—, nacida por el celo del P. Jordi Font (jesuita y tarraconense) y colaboradores con el apoyo explícito del arzobispo Pont i Gol y la del abad Cassià Justo, con una preocupación por la salud mental del clero y de los religiosos.

El Papa dice que debe estar cerca de los que están cansados, de los que están desesperados, sin esperanza, y muchas veces escuchando simplemente en silencio.

Que el Señor nos ayude a todos por activa y por pasiva.

Miquel Barbarà Anglès, pbto.

Artículo publicado en el Full Dominical del 12 de diciembre de 2021 (n. 3744)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies