977233412 premsa@arqtgn.cat

Con el lema «Juntos, X por un mundo mejor», el programa para el sostenimiento económico de la Iglesia impulsa de nuevo la Campaña de la Renta de este año. Una campaña que cada año por estas fechas se pone en marcha por un motivo importante: ayudar a la Iglesia a seguir construyendo un mundo mejor.

La Iglesia necesita la ayuda de todos los contribuyentes para seguir desarrollando su labor que beneficia a toda la sociedad. Por este motivo hay que recordar que las casillas de la Renta son una buena oportunidad para expresar libremente a qué queremos destinar el 0,7% de nuestros impuestos. Tanto la casilla de la Iglesia católica como la de los fines sociales son perfectamente compatibles y se pueden marcar al mismo tiempo ya que no supone pagar más ni que nos devuelvan menos dinero.

¿Conocemos toda la acción que hace la Iglesia?

A menudo la acción que desarrolla la Iglesia es bastante desconocida en la sociedad. Esta es la conclusión que se extrae de dos investigaciones, tanto cualitativa como cuantitativa, realizadas los meses de febrero y marzo de este año por el Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia de la Conferencia Episcopal Española. Este estudio subraya que la actividad pastoral y la que se realiza en los comedores sociales es la más conocida pero no lo es tanto la atención a los inmigrantes, la rehabilitación de personas con dependencias, la asistencia en los hospitales, cárceles o residencias de gente mayor, o bien la conservación y rehabilitación del patrimonio cultural, entre otros ámbitos. El estudio también destaca el efecto sorpresa de los encuestados ante todas estas acciones y su positiva valoración. Necesitamos, pues, combatir este desconocimiento para derribar juicios o estereotipos del pasado con una comunicación efectiva (empezando por cada uno de nosotros) y haciéndonos más presentes en la sociedad.

En relación a la comunicación y respondiendo a un ejercicio de transparencia con los recursos económicos que recibe la Iglesia hay que recordar que la Conferencia Episcopal Española elabora cada año una Memoria de Actividades dando cuenta detallada de donde invierte el dinero que recibe de los contribuyentes que marcan la casilla de la Iglesia en su Declaración de la renta. Sirvan estas líneas como invitación para consultarla y comprobar la ingente tarea que realiza la Iglesia en el ámbito pastoral, educativo, sanitario o cultural, por poner sólo algunos ejemplos. Seguro que les sorprenderá.

¿Privilegios? Más bien derechos

La presencia de la Iglesia católica en la sociedad no es una posición de privilegios. Los ciudadanos, en hospitales, cárceles o en otros ámbitos de la vida social piden la atención religiosa que el Estado tiene el deber de cubrir. Y la asignación tributaria a la Iglesia y otros fines sociales, elección libre y voluntaria, es una práctica democrática y una buena noticia para la Iglesia ya que únicamente recibe dinero de la cantidad que libremente los contribuyentes han decidido asignarle. En esta cuestión el Estado no aporta nada.

La Iglesia se financia por dos vías principales: la asignación tributaria y la que proviene de las colectas, donaciones, legados y suscripciones periódicas que los fieles realizan voluntariamente, que son alrededor de un 55%. El resto de entradas provienen de los ingresos por servicios y del patrimonio, y representan alrededor de un 20% del presupuesto.

Juntos, X un mundo mejor. Con el sencillo gesto de marcar la X en la declaración de la Renta pueden ayudar a hacerlo posible.

Daniel Sobradillo, ecónomo del Arzobispado de Tarragona

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies