Coincidiendo con el 35 aniversario de presencia de Vida Creixent en nuestra archidiócesis, este Movimiento cristiano de personas mayores ha impulsado un Curso de Animación Laical para la formación de grupos de apostolado de Vida Creixent. Un curso abierto para todos aquellos que quieran participar de este espacio de diálogo, reflexión y escucha activa sobre la fe y diversas propuestas de trabajo en las parroquias.

Hablamos con el coordinador de Vida Creixent en la archidiócesis desde 2018, Josep M. Ferran, y miembro de la comunidad parroquial de Santa Clara de Tarragona.

—¿Cómo nace Vida Creciente en la archidiócesis?

Fue en 1986 cuando Vida Creixent se puso en marcha en nuestra archidiócesis siendo el primer presidente Josep Riera i Güell. La experiencia de Vie Montante nació en París en los años cincuenta, cuando los primeros grupos de gente mayor empezaron a reunirse animados por André de Humières. Se constituyó en asociación en 1962 gracias al apoyo de Mons. Stanislas Courbe, obispo auxiliar de París y primer Secretario general de la Acción Católica francesa. Desde Francia se extendió a Bélgica, Suiza, Canadá y en algunos países africanos. En 1985, bajo el impulso de René Tardy y con el apoyo del entonces presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, el cardenal Eduardo Francisco Pironio, se fundó en Roma Vie Montante Internationale, estructura con el fin de favorecer el ‘ expansión de la Asociación en todos los continentes.

—¿Qué labor desarrolla Vida Creixent en las parroquias?

Ahora mismo, después de este período de restricciones sanitarias, es prioritaria la tarea de animar a la presencialidad, de reunirse en grupos y de participar en la Eucaristía dominical. Normalmente nos reunimos antes de la misa. Promovemos que las reuniones sean en grupos de hasta 12 o 14 personas como máximo porque «donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20).

Somos un movimiento en el que el centro de interés son las personas y los grupos, todos somos animadores, pero una o dos personas por grupo asumen el rol de coordinación de tareas. Se empieza la sesión con una oración y se hace la lectura por turnos del tema que toca del temario anual que tenemos, con las intervenciones, comentarios, aportaciones de experiencias de fe personales que se quieren compartir y de vida, de las personas que forman el grupo. En este curso también haremos una lectura reflexiva del Amoris Lætitia e iremos caminando en la marcha parroquial, arciprestal y diocesana con la exhortación de nuestro arzobispo Juan y en la llamada del papa Francisco. En caso de ser más de un grupo, de vez en cuando nos reunimos todos para celebrar, hacer coloquio de gran grupo o participar activamente en la Eucaristía.

—¿Cuáles son los retos que se propone?

El principal reto es vivir la comunión y la sinodalidad desde la familia, el vecindario hasta el grupo de Vida Creixent, así como la comunidad parroquial y la iglesia archidiocesana. Formamos parte de la delegación para los Laicos y la Familia de nuestro Arzobispado, participamos activamente con el Año de la Familia Amoris Lætitia y con el Sínodo 2021-2023.

Cada persona jubilada debe tener la oportunidad de conocer Vida Creixent y lo ideal es que cada parroquia pueda ofrecer la oportunidad de constituir un grupo e invitar a todos los que quieran venir, para continuar formándose, sentirse acompañados y hacer camino creciendo con madurez espiritual. Queremos que nadie se sienta solo y nuestro lema es: amistad, espiritualidad y apostolado.

El segundo reto es desarrollar en comunión el laicado en compromiso, coherencia, autenticidad, lealtad al Evangelio y de forma competente en las labores de apostolado. Junto a los consiliarios en trato de igualdad, caminando juntos y cada uno con su carisma al que ha sido llamado, desarrollando los dones y talentos de las personas en este período de madurez de nuestras vidas.

—¿En qué consistirá este nuevo Curso de Animación Laical para la formación de grupos de apostolado de Vida Creixent?

El curso que está en marcha es presencial, abierto, permanente, itinerante en el territorio hasta llegar a las personas de los pueblecitos más alejados. Se darán las directrices para formar un equipo en la parroquia y diversas pautas para trabajar la animación y las dinámicas de grupo preparadas para la atención al prójimo y centradas en el testimonio en la familia y en nuestro mundo.

La formación es clave así como la lectura, la reflexión, el diálogo, la dinámica de grupos, la conversación, la motivación para leer noticias, documentos, hacer obras de Caridad y compartir problemas, conflictos y cuestiones y buscar soluciones, con la oración , centrados en la participación presencial en la Eucaristía.

Para más información e inscripciones en el Curso:
Blog: https://associaciovidacreixenttarragona.blogspot.com
Contacto: 619 79 39 69 / vidacreixent@gmail.com

 Entrevista publicada al Full Dominical del 19 de desembre de 2021 (n. 3745)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies