977233412 [email protected]

Nacido en Barcelona en 1968, Fortuny estudió en La Salle Bonanova. En 1989 realizó la primera profesión religiosa. Es diplomado en Magisterio y licenciado en Psicopedagogía y desarrolló su primera experiencia como docente en el Colegio Cardenal Vidal y Barraquer entre 1996 y 2003. En 2001 hizo su profesión perpetua como Hermano de las Escuelas Cristianas. El Hno. Xavier ha desarrollado su labor como docente en La Salle Torreforta, así como también formando parte del equipo del Servicio de Orientación Psicopedagógica en los Servicios centrales de La Salle Catalunya.

Desde septiembre de 2013 forma parte de la comunidad de Reus, combinando la labor educativa con la de Superior de la comunidad. El pasado mes de septiembre fue elegido Secretario General de la Unión de Religiosos de Cataluña, organismo que reúne a las congregaciones religiosas que tienen casas en Cataluña y que son miembros de la CONFER. Conversamos con él para conocer la nueva tarea que le ha sido encomendada.

-¿Cómo recibió el encargo de ser el nuevo secretario general de la Unió de Religiosos de Catalunya?

Desde hace algunos años, colaboro con la Delegación diocesana para la vida consagrada del Arzobispado de Tarragona.

A final de curso pasado quedó vacante la Secretaría General de la Unión de Religiosos de Cataluña (URC) debido al cambio de destino del P. Llorenç Puig, jesuita. En la visita canónica del Hno. Provincial, sabiendo de mi participación en la Delegación y, conocida la vacante, me hizo la propuesta de asumir ese encargo. Después de pensarlo, meditarlo y con varias conversaciones acepté realizar este servicio; un servicio a los hermanos y hermanas que lo asumo con mucho gozo y también con cierto respeto por saber si tendré la capacidad de dar respuesta a las necesidades y retos que se irán planteando.

—¿Qué labor se realiza desde la Unió?

Las realidades de las Instituciones y Congregaciones religiosas con sede en Cataluña son muchas y diversas. Es muy importante la ayuda mutua y la colaboración entre unas y otras. En este sentido, la tarea primordial de la URC es buscar y favorecer todas las iniciativas que puedan resultar útiles en el desarrollo de la propia identidad de la Vida Consagrada y la fraternidad entre los consagrados.

Otra tarea importante es la de representar a las Instituciones y Congregaciones religiosas ante otras entidades civiles o eclesiásticas como pueden ser la Conferencia Episcopal Tarraconense o la CONFER (Conferencia Española de Religiosos).

—¿Cuál es la situación actual de las comunidades religiosas en nuestro país?

No debemos «esconder la cabeza bajo el ala». Tristemente, y de forma frecuentada, en los medios de comunicación religiosos y en los locales, van apareciendo noticias del cierre de comunidades por falta de relieve generacional.

Ante esta realidad debemos evitar el desencanto y dar gracias a Dios por todas las buenas obras que hemos hecho y que seguimos haciendo; hay que ser conscientes y creernos lo que dice el profeta Isaías: «El propio fruto de nuestro trabajo es obra tuya» (Is 26,12). Debemos aprender a vivir este momento con serenidad y, sobre todo, ayudándonos mutuamente, con la fraternidad que nos caracteriza.

Por otra parte, valoramos muy positivamente la implicación de tantos laicos vinculados a nuestras acciones pastorales; es un don de Dios que nos permite vivir ilusionados y esperanzados.

-¿Cómo es el trabajo conjunto con las diócesis catalanas?

Asumo el trabajo de la Secretaría en el momento de devolver a la «normalidad» después de todo lo que ha supuesto la Covid-19 y, entre tanto, el papa Francisco ha puesto sobre la mesa el tema de la «sinodalidad». El trabajo que debemos hacer unos y otros es el trabajo de conjunto. En el saludo inicial a los miembros de la URC les decía: «…somos personas que llevamos el Evangelio en el corazón y, con nuestras manos, lo queremos hacer presente»; creo que todos (presbíteros diocesanos, consagrados y laicos) podemos sentirnos interpelados.

—¿Cuáles son sus prioridades y retos de futuro al frente de la Unió de Religiosos de Catalunya?

En las preguntas anteriores han ido surgiendo varios aspectos que configuran las prioridades de trabajo de la URC. Cabe decir que estos retos son planteados desde la Asamblea General de todos los Superiores y Superiores provinciales o delegados que se reúnen dos veces al año; es aquí donde van apareciendo los retos y la Junta directiva asume el trabajo de darle respuesta.

Seguro que el reto más importante es el de ser creativos y atrevidos para dar respuesta a las realidades nuevas y cambiantes de la Vida Consagrada.

Entrevista publicada en el Full dominical del 23 de octubre de 2022 (n. 3789)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies