El semanario religioso Catalunya Cristiana organizó, el jueves día 12 de abril, una mesa redonda sobre el tema «Comunicación religiosa en la Iglesia del siglo XXI» con motivo del número 2.000 de esta publicación. El futuro de la prensa tradicional, los retos de los medios de Iglesia y de las mismas diócesis, o bien el contenido de la información religiosa fueron algunos de los temas a tratar durante el acto celebrado en el auditorio de la Facultad de Comunicación y relaciones Internacionales Blanquerna.

La mesa redonda, moderada por la redactora jefe de esta publicación, Carme Munté, contó con la participación del director del Osservatore Romano, Giovanni Maria Vian; el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, José María Gil Tamayo, y el director de Catalunya Cristiana, Jaume Aymar.

«La prensa no sólo tiene futuro sino que es indispensable», afirmaba con rotundidad Vian, añadiendo que «el papel, aunque sea en formato digital, es sinónimo de garantía». Mn. Jaume Aymar también defendió esta opinión expresando que a pesar de su vigencia del papel debe adaptarse al nuevo paradigma.

Por su parte, José M. Gil Tamayo defendió la vocación de universalidad y accesibilidad que deben tener los medios de Iglesia. «O la comunicación de Iglesia tiene un sentido evangelizador, abierto e inteligible para todos, o más vale que no exista», expresó. También se refirió al contenido de la información religiosa. «El hecho religioso es muy amplio. La realidad de la vida de la Iglesia no es sólo eclesiástica ni de crisis, toda pastoral debe ser más comunicativa », dijo. En esta línea Vian apostó por un cambio de mentalidad hacia una comunicación más laical y Aymar por la publicación de temas de interés general que puedan ser leídos, también, para no creyentes.

«La plaza pública de la Iglesia catalana»

Con motivo del número 2.000 de Catalunya Cristiana y en vistas del 40 aniversario del nacimiento de la publicación que se celebrará el próximo año, el semanario ha renovado formato y contenidos. Según Munté, «el espíritu es el mismo de su fundación, el de ser plaza pública de la Iglesia catalana». Pero sin encerrarse en sí misma, sino mirando a otras latitudes, como Roma o Madrid, por ejemplo, tal y como señaló la directora del Observatorio Blanquerna de Comunicación, Religión y Cultura, Míriam Díez. «En este tiempo de una gran secularización, Cataluña Cristiana es una declaración de principios y sinónimo de voluntad de ser», dijo.

El acto contó con la asistencia del arzobispo Jaume Pujol, como presidente de la Conferencia Episcopal Tarraconense; el director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enric Vendrell; y el decano de la Facultad de Comunicación Blanquerna, Josep Maria Carbonell, quien dio la bienvenida al acto, entre otros.

Fotografías del acto

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies