¿La comunicación en el entorno digital también puede ser un servicio para la evangelización? ¿Es importante que una parroquia esté presente en este entorno? A estas y otras preguntas da respuesta quien desde 2011 asume el cargo de director del Secretariado de Medios de Comunicación y, a partir de 2014, también el de director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española, el sacerdote y periodista, Dr. José Gabriel Vera Beorlegui (Pamplona, ​​1970). Vera visitó nuestra archidiócesis el pasado mes de junio para impartir una formación a los sacerdotes.

-¿Por qué es importante que hoy en día la Iglesia esté presente en el entorno digital?

Sobre todo porque tenemos una obligación que viene del Evangelio: el Señor nos pidió que fuéramos por todo el mundo y existe un mundo digital en el que viven, trabajan, se relacionan, interactúan muchos millones de personas y nos debemos hacer presentes. La Iglesia no puede menospreciar esta opción sino más bien lo contrario, hay que valorarla y estar presente.

Siempre nos queda más gente fuera de la misa de los que vienen a catequesis; en definitiva, siempre hay más gente fuera de nuestras redes eclesiales. Debemos ampliar nuestra presencia y, aquellos que ya la tengan, hacerlo con criterio, están atentos a los riesgos que existen pero también a tantísimas oportunidades, tantas personas que están esperando escuchar una palabra del evangelio en este continente digital.

-¿Cree que en la Iglesia todavía hay cierta reticencia a ello?

Es cierto pero también estamos viviendo un cambio de generación muy rápido y tenemos mucha más gente que nos puede seguir fuera que dentro. Reconozco que son mucho más agradecidas las personas que tenemos delante, las que nos hablan, sonríen, las que nos manifiestan sus inquietudes…, pero no podemos dejar de atender a las personas que están al otro lado del ordenador o del teléfono móvil. Quizás la gente mayor se puede sentir un poco descolocada y no debemos dejar de atenderlos, pero debemos buscar nuevas vías para que este público va en aumento. Y no sólo hablamos de los jóvenes…

-Internet y las redes no dejan de ser la plaza pública de antes donde poder llegar también a no creyentes…

¡Evidentemente! En esta plaza todos están presentes, desde las grandes compañías, los grandes comercios, las instituciones…, y también, como Iglesia, debemos hacernos presentes. Las redes sociales son «la calle» y allí nos encontramos lo que hay en la calle, gente de todo, personas que tienen ganas de dialogar, otros que no, gente que va a favor, gente en contra… Pero en definitiva con ganas de compartir y hablar. Y nosotros somos de estos.

-¿Qué redes sociales responden más a la necesidad de una parroquia?

Las tres redes sociales estándares son Facebook para compartir textos, reflexiones o propuestas más bien largas; Twitter, para transmitir ideas y pensamientos cortos; e Instagram para el mundo de la imágenes, de manera especial la fotografía pero también el vídeo. Todas estas redes interactúan entre sí y todas ellas están muy interrelacionadas. Estaría bien que toda parroquia estuviera presente al menos en estas tres. Y luego no descartaría que hubiera un grupo de whatsapp de la parroquia para dar una serie de informaciones útiles, avisos parroquiales que pueden ser útiles como el cambio de horario de una misa o anunciar algún acto concreto.

-La apuesta comunicativa de la Conferencia Episcopal Española también ha sido importante en este sentido…

Hay un planteamiento que resulta muy estimulante. No sé si habrá personas que sean menos digitales aparentemente que el papa Benedicto XVI pero el Papa emérito decidió tener una cuenta de Twitter cuando le contaron que al otro lado había millones de personas. Él hizo este paso y luego implementó esta herramienta en la Santa Sede.

Para nosotros, como CEE, pasa un poco lo mismo. ¿Como Iglesia donde debemos estar? Donde está la gente. Y tenemos que hablar como la gente habla, utilizando un lenguaje fresco y comprensible, y no el lenguaje que nos gustaría utilizar.

Entrevista publicada en el Full Dominical del 15 de julio de 2018 (n. 3566)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies