El Sínodo de obispos sobre la fe, los jóvenes y el discernimiento vocacional, ha elaborado un documento de 167 puntos que recoge el trabajo preparatorio de dos años de escucha de los pastores, de los mismos jóvenes, de los expertos, religiosos, laicos, educadores y de las reflexiones, aportaciones y discernimiento de los padres sinodales. Concretamente hay unidad y continuidad entre el documento de trabajo utilizado como pauta y el documento final, aprobado por los dos tercios de los participantes y entregado al Papa que ha autorizado su publicación. También se señala que de alguna manera el proceso sinodal continúa porque el documento es un mapa para guiar los próximos pasos a dar.

El hilo conductor

La narración de los discípulos de Emaús (Lc 24, 13-35) ha sido el hilo conductor para entender la misión de la Iglesia en relación a las jóvenes generaciones. Jesús camina con los discípulos y los escucha, después les ayuda a discernir los hechos con su palabra y a la luz de las escrituras; lo reconocen en la fracción del pan, y luego retornan rápidamente a encontrar sus compañeros.

Ejes vertebradores o partes del documento

“Se puso a caminar con ellos”, “se les abrieron los ojos”, “se levantaron de la mesa y regresaron”. Son los tres grandes momentos de la narración y las tres partes del documento conclusivo.

“Se puso a caminar con ellos”

Toda la Iglesia debe estar con una actitud de escucha, tal como lo ha sido el Sínodo. Hay una escucha de los jóvenes empapada de empatía, hecha con humildad, paciencia, libertad y disponibilidad que permita dialogar con ellos, para que sean escuchados, reconocidos acompañados eclesialmente y socialmente. Por ello es necesario que los pastores escuchen y hay que preparar hombres y mujeres para acompañar a los jóvenes.

El documento recoge las fortalezas, desafíos y vulnerabilidades que viven los jóvenes en las diversas culturas.

“Se les abrieron los ojos”

Afirmación central: Dios habla a la iglesia y al mundo por medio de los jóvenes, que son “un lugar teológico”. Se presenta que Jesús joven entre los jóvenes debe ser el ejemplo.

Convertirse en adulto es el camino que han de fresar los jóvenes y aquí es significativa la reflexión sobre la libertad herida y redimida, sobre la propia misión, la autoridad, la familia, la fe. Es en esta parte que se encuentra el capítulo sobre el misterio de la vocación o vocaciones como gracia y libertad.

“Se volvieron sin tardanza”

Invitación a una conversión espiritual, pastoral y misionera caminando con los jóvenes, asumiendo el desafío digital, reconociendo y valorando la mujer, teniendo presente la dimensión de la sexualidad y la afectividad. El acompañamiento vocacional y la llamada a la santidad, remarcando el testimonio de santidad de muchos jóvenes en el mundo de hoy, cierra el documento.

+ Francesc Pardo
Obispo de Girona y presidente del Secretariado Interdiocesano de Juventud (SIJ)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies