977233412 premsa@arqtgn.cat

¿Quién es más inteligente Rafa Nadal, Eduard Punset, Antoni Gaudí o Julio Iglesias? La respuesta a estas preguntas tiene un parámetro común: la inteligencia. Habitualmente empleamos esa palabra que deberíamos ser capaces de definir. ¿Qué es la inteligencia? Es simplemente el resultado de un test psicométrico, o algo más?

Desde el mundo educativo y gran parte del mundo psicológico, encabezamos un movimiento que quiere poner de relieve que la inteligencia de una persona no se puede medir con unos simples tests. Para nosotros, siguiendo el Dr. Howard Gardner, la inteligencia es el potencial biopsicológico que tienen las personas que les permite resolver problemas y crear establecer productos y servicios útiles para la comunidad. Por lo tanto, respondiendo a las preguntas iniciales Nadal, Punset, Gaudí e Iglesias son inteligentes porque todos destacan en alguna área clave y superan con pericia los problemas que se les pueden plantear en esta especialización. El Dr. Gardner hablaba de diferentes inteligencias (de hecho postula la Teoría de las Inteligencias Múltiples en su libro Frames of Mind de 1983), algunos sectores actualmente prefieren llamarlas talentos, competencias, dones… Sea como sea, coincidimos en la idea de que ser capaz de superar los problemas que plantea la vida es una evidencia de inteligencia.

Dicho esto, si el problema que se nos plantea en algún momento de la vida es de tipo existencial-espiritual (el sentido de la vida, la muerte de un amigo o familiar…), la persona debe emplear los recursos-estrategias que tiene para superarlo. En este caso las estrategias las aporta la inteligencia espiritual. Todo el mundo, como con el resto de inteligencias, tiene la inteligencia espiritual; pero, si bien somos capaces de emplearla, si no se trabaja, si no se estimula, esta atrofia (como la capacidad de lectura, de cálculo mental…).

Por lo tanto, efectivamente existe la inteligencia (talento-competencia-don) espiritual, y si queremos superar los obstáculos existenciales-espirituales que la vida, inexorablemente, nos pondrá en el camino no debemos dejar de estimularla / trabajarla para poder tener éxito.

Pablo Muñoz, director del Colegio Sant Pau Apòstol de Tarragona

Artículo publicado en el Full Dominical del 7 de julio de 2019 (n. 3.617)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies