977233412 premsa@arqtgn.cat

En relación a las informaciones aparecidas en los medios de comunicación en las que se vincula dos sacerdotes del Arzobispado de Tarragona con presuntos abusos a menores, el Arzobispado manifiesta:

  1. En el mes de junio de 2015 y el mes de noviembre de 2016 fueron denunciados dos clérigos del Arzobispado de Tarragona por presuntos tocamientos a menores con fines libidinosos. Uno de ellos, el Rvndo. F. Xavier Morell Rom, había sido citado a declarar antes de 2010 en una investigación civil por un caso de pedopornografía, pero no se procedió porque el caso fue sobreseído por el juez y, además, hasta la reforma de 2010 de la legislación canónica sobre abusos aquel caso no constituía un delictum gravius.
  2. De acuerdo con la normativa vigente y los protocolos establecidos por la Santa Sede para estos casos, tanto el 2015 como el 2016 se ordenó de inmediato una investigación previa de los hechos y se informó del resultado a la Congregación para la Doctrina de la fe, la que ordenó en uno de los casos, el del Rvndo. Morell, el archivo pro nunc (por ahora) de la causa por falta de elementos, con particular vigilancia por un tiempo prudencial, y en el otro, se adoptaron medidas disciplinarias proporcionadas a los hechos probados.
  3. Aprovechamos la ocasión para reafirmar que el Arzobispado de Tarragona condena todo abuso sexual, de poder y de conciencia, especialmente cuando haya sido cometido por un clérigo contra un menor. Hacemos nuestro el dolor de todas las víctimas y invitamos a todos a denunciar estos hechos execrables a la Comisión de Prevención de Abusos, encabezada por el Promotor de Justicia del Arzobispado de Tarragona (tel. 977 229 630, de lunes a miércoles de 10.00 a 13.00 h. / promotor.justicia@arqtgn.cat), y a las autoridades civiles.
  4. También pedimos perdón principalmente a las víctimas de estos abusos, asegurando nuestra solidaridad y oración, pero también al pueblo de Dios, manifestando el firme compromiso de reparar según la justicia los daños espirituales y morales causantes y de implementar todas aquellas medidas que sean necesarias para que los espacios eclesiales sean lugares absolutamente seguros para la infancia y la juventud.
  5. Finalmente manifestamos nuestra disponibilidad a continuar investigando los hechos denunciados y a colaborar con la justicia del país para esclarecerlos, porque pueden lesionar gravemente la persona, la convivencia social y particularmente la comunidad eclesial.

Tarragona, 5 de febrero de 2019

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies