977233412 premsa@arqtgn.cat

(SIJ) ¿Existe una sola palabra que englobe a todos los jóvenes del mundo?

Los jóvenes son el ahora de Dios. Los jóvenes enriquecen y aportan a la Iglesia una frescura, una novedad, una provocación y unas preguntas, que la gente mayor no se hace. Los jóvenes preguntan a los mayores y éstos deben intentar no dejarse llevar por respuestas cerradas o preconcebidas. Los mayores tienen mucho que aprender de los jóvenes por la vía de la empatía, lo que el Papa llama: «caminos de encuentro». El diálogo entre mayores y jóvenes es necesario para hacer crecer la Iglesia, contrariamente crearíamos una distancia mayor entre ambos.

Pero, ¿todos los jóvenes son iguales? ¿La palabra jóvenes los engloba a todos?

Cada joven debe ser considerado tierra sagrada, y nos tenemos que acercar a él/ella con esta convicción. La palabra juventud no define nada, deberíamos hablar de juventudes…, ya que existen «jóvenes [concretos] con sus vidas concretas», conocer cómo son los jóvenes que tratamos es fundamental para poder entender… cada realidad es diferente , pero cada realidad es una oportunidad.

Muchos jóvenes viven en contextos de guerra, víctimas de secuestros, esclavitud, explotación sexual, violación, delincuencia, violencia, situaciones de adicciones, víctimas de la marginación y de la exclusión social … la iglesia debe llorar ante los dramas que viven algunos de los jóvenes de hoy en día. No podemos acostumbrarnos a que esto sea «lo normal», ni hacer mirar a nuestros jóvenes hacia otro lado, con anestesias, debemos invitarles a llorar por los dramas de sus hermanos.

Los jóvenes actuales viven en el mundo actual: globalizado, hipersexualizado, lleno de ideologías, intereses económicos y prejuicios, es la era digital. Los jóvenes viven en este mundo y es el mismo mundo el que le puede alejar de la Iglesia por no encontrar respuestas a las situaciones que vive. Los jóvenes viven, muchas veces, alejados de la realidad en la esfera digital: distanciados de su familia, de los valores culturales y religiosos… y esto lleva muchas veces a las personas a la soledad más absoluta… son los «emigrantes digitales», apunta el pontífice, otros emigrantes fruto de las guerras. Son los «emigrantes como paradigma de nuestro tiempo».

Ni los abusos, ni las arrugas de la Iglesia nos deben hacer perder la esperanza: es el momento de una renovación histórica, de un nuevo Pentecostés! El papa Francisco anima también a los jóvenes a pedir a Jesús que los renueve, en momentos de debilidad, cansancio o decepción.

Arriesgarse a que valga la pena, arriesgarse por los demás… cuantos jóvenes de nuestras parroquias tienen grandes sueños, sueños para nada egoístas. El Santo Padre les invita a vivir en comunidad, a no aislarse, ya que la soledad debilita, hace perder fuerzas. ¡Luchar por los demás y hacer grandes sacrificios por ellos debe ser aliento para nuestros jóvenes!

Miquel Ventura
Delegado de jóvenes del obispado de Solsona

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies