977233412 [email protected]

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, en inglés) es una Fundación Pontificia promovida por el papa Pío XII e iniciada en 1947 con el objetivo de dar a conocer la realidad de la libertad religiosa y denunciar la persecución a través del Informe Libertad Religiosa en el Mundo.

El pasado día 17 de enero, representantes de esta Fundación impartieron una conferencia en el marco de la jornada de formación para el clero diocesano y, posteriormente, una charla abierta a todo el mundo convocada por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas «Sant Fructuós» .

-¿Qué se considera un ataque a la libertad religiosa?

La libertad religiosa, junto con la libertad de conciencia, viene definida en el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como el derecho a expresar la fe individual o colectivamente, de forma pública o privada, a cambiar de religión y en tener tus propias creencias de forma libre, sin presión o imposición. Vemos que hoy en día, en el mundo, este derecho está atacado principalmente por estados autoritarios que quieren imponer una ideología o una única religión, por grupos fundamentalistas que utilizan la violencia para eliminar al resto de religiones que ellos consideran erróneas o por corrientes de nacionalismo étnico-religioso que considera ciudadanos de segunda a los que no son de la religión o etnia predominante en un determinado territorio. Existe también una amenaza a la libertad religiosa en los países de Occidente, donde la religión se arrincona y se considera un retraso en el progreso. No se trata de una persecución violenta, sino de una pérdida de interés y una paulatina marginación menoscabando el derecho a la libertad religiosa.

Existen dos niveles de ataques a la libertad religiosa, uno que se considera persecución religiosa cuando los miembros de determinadas religiones pueden ser objeto de crímenes castigados por la ley, incluso asesinados, expropiación de bienes y propiedades, deportación, exilio, secuestro , esclavización sexual con el pretexto de conversión religiosa, acusaciones de blasfemia… Todo, amparado por leyes que no consideran a estos ciudadanos en condiciones de igualdad. Y otro nivel considerado de discriminación es cuando se cometen delitos de odio y violencia por motivos religiosos, cuando las leyes marginan a un determinado grupo religioso y no a todos, cuando existen limitaciones a la libertad de expresión ya la objeción de conciencia a miembros de determinados grupos religiosos, o limitaciones al acceso laboral y cargos públicos.

—¿En qué países se encuentra más vulnerada la libertad religiosa?

Principalmente, en países con regímenes autoritarios o en los que los grupos extremistas terroristas están muy extendidos por la debilidad de los gobiernos. Es el caso de Corea del Norte, Afganistán, China, Siria, Somalia, Pakistán o Libia, entre otros. Existen casos muy preocupantes de países democráticos pero donde la corrupción, los grupos de poder y las corrientes religiosas extremistas están provocando numerosos ataques a la fe y asesinatos de fieles que no siguen a las corrientes dominantes, como es el ejemplo de Nigeria, India , el norte de Mozambique, la República Democrática del Congo y otros muchos países. Según el Informe Libertad Religiosa en el Mundo de Ayuda a la Iglesia Necesitada, hay 62 países en el mundo donde se vulnera la libertad religiosa de forma muy grave, esto supone un tercio de los países, donde vive casi el 70% de la población mundial.

—¿Cuáles son las confesiones religiosas más atacadas?

Según diversos estudios y organizaciones, como el Pew Research Center, Puertas Abiertas o el Departamento de Estado de Estados Unidos, la religión más atacada en el mundo es el cristianismo. Se calcula que el 75% de los casos y de las personas perseguidas por su religión en el mundo afectan a cristianos. Casi 1 de cada 3 cristianos en el mundo viven en países en los que su fe es gravemente atacada, unos 600 millones de bautizados. No quiere decir que todos hayan sufrido un ataque violento, pero sí viven en un ambiente de marginación, discriminación y constante amenaza que les impide practicar con naturalidad y plena libertad su fe en Jesús.

—¿En qué situación se encuentra Europa? ¿Y el Estado español?

En la Unión Europea y en el Estado español se garantiza de forma plena la libertad religiosa, reconocida por las leyes y la constitución, que recogen de forma similar el artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hay algunos países de Europa, como Bielorrusia, Bosnia y Ucrania donde existen señales de alarma por discriminación religiosa, mezclada con ideologías fundamentalistas, nacionalistas y conflictos violentos. Sin embargo, el laicismo y la intolerancia agresiva hacia el hecho religioso se está extendiendo a nuestro continente. Las agresiones a personas, símbolos religiosos y templos está alcanzando un nivel preocupante.

Además, algunos gobiernos suman medidas aún más restrictivas para las celebraciones litúrgicas que las impuestas por el coronavirus, coartando la libertad de culto y discriminando a los creyentes católicos. En el caso del Estado español, en estos últimos años se constata, por el Informe de Libertad Religiosa del ACN, más ataques contra templos y agresiones físicas a miembros del clero, en casos que no están aislados. La novedad es el arrinconamiento de la religión por la nueva ley de enseñanza, y el debate discriminatorio contra la Iglesia católica en el caso de las inmatriculaciones de propiedades eclesiales y el pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Las restricciones contra la Covid-19 han sido más duras, en muchos casos, contra las celebraciones religiosas en comparación con otras actividades cívicas. En el caso de los fieles de la religión musulmana, se ha denunciado la carencia de espacios de entierro y la discriminación hacia las mujeres por el uso del velo. La comunidad judía en el Estado español ha denunciado numerosos ataques de odio, sobre todo a través de Internet.

—¿Cuál es su labor como Fundación pontificia? ¿Qué presencia tienen en el mundo?

Ayuda a la Iglesia Necesitada tiene como misión principal el sostenimiento de la Iglesia en países pobres o donde los cristianos sufren persecución. Estamos presentes en más de 140 países del mundo a través de proyectos y tenemos oficinas nacionales en 23 países, desde donde se da a conocer nuestra misión y se financia nuestra ayuda. Nuestros proyectos son de ayuda pastoral para apoyar la evangelización a través de la construcción o reconstrucción de templos, seminarios, conventos, casas y centros parroquiales. ACN ofrece ayuda económica para el sostenimiento de sacerdotes pobres, a través de estipendios de misas. También apoya la formación de sacerdotes, religiosas, religiosos, seminaristas y laicos. Ofrece ayuda de subsistencia para religiosas, financiamos material catequético, medios de transporte para la misión y medios de comunicación que difunden el Evangelio y ofrecen un servicio espiritual. Además de ello, ACN trabaja con las Iglesias locales en proyectos de emergencia ante conflictos armados o catástrofes naturales para paliar las principales necesidades en comunidades que se han visto forzadas a huir de sus casas o que han perdido los sus medios básicos de vida, para que la Iglesia no desaparezca allá donde se encuentra amenazada por estas situaciones.

—¿Cómo se denuncian los ataques a la libertad religiosa?

Ayuda a la Iglesia Necesitada tiene como medio principal para dar a conocer la realidad de la libertad religiosa y denunciar la persecución en el mundo del Informe Libertad Religiosa en el Mundo. Es un estudio sobre la situación de ese derecho fundamental en todos los países del mundo, para todas las religiones. Es el único estudio de estas características editado por una institución de la Iglesia católica. Se edita cada dos años, desde 1999, y está traducido en seis idiomas distintos, entre ellos el castellano. Se puede consultar de forma gratuita en www.ayudaalaiglesianecesitada.org. ACN también dispone de un equipo de relaciones institucionales que trabaja a nivel internacional con diversas organizaciones, y aquí en Europa principalmente con la UE. El objetivo es hacer llegar a los gobiernos y organizaciones internacionales esta preocupación por la libertad religiosa y transmitir la dura realidad de las comunidades cristianas perseguidas y discriminadas.

—Y en los países donde esta libertad es altamente vulnerada, ¿cómo se trabaja?

ACN está en permanente contacto y colaboración con las Iglesias locales de estos países donde los cristianos sufren por su fe, carecen de medios para sostener su comunidad, necesitan apoyo para reforzar su vida cristiana o incluso sufren persecución. El trabajo es directo con las diócesis y congregaciones religiosas a las que ayudamos. Ellos conocen bien la realidad de cada país y saben cómo canalizar las ayudas, a pesar de las dificultades. En aquellos países en los que hay más dificultades o discriminaciones, siempre se trata de cuidar mucho estas colaboraciones para que no pongan en riesgo las vidas de los fieles. También, en la medida de las posibilidades, los responsables de proyectos en cada país, visitan regularmente estas comunidades para supervisar los proyectos, abrir nuevas solicitudes y conocer de cerca sus situaciones, lo que se valora mucho por las Iglesias locales para que se manifiesta la comunión de la Iglesia y da esperanza saber que los cristianos pobres y perseguidos no están solos.

Entrevista publicada en el Full dominical del 30 de enero de 2022 (n. 3751)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies