977233412 premsa@arqtgn.cat

Abro la pequeña ventana y me pasa por delante un artículo que encuentro muy interesante del Dr. Emilio Mayayo sobre el suicidio (Diario de Tarragona, 1 de octubre de 2018). Dice que en el ámbito del Estado español hay unos 4.000 suicidios anuales. Sí, sí, has leído bien: unos 4.000! Y añade que si contamos los 8.000 que quedan con secuelas graves, son unas 12.000 las personas que son víctimas de esta patología silente, dice el autor. Y aunque añade que además de estos directamente afectados están las personas afectadas indirectamente.

Otro dato impresionante es que, según los estudios recientes, un 10% de estudiantes universitarios han tenido a la mente esta patología. Una de las hipótesis que se apuntan es que gran parte de la privación del más preciado que tiene el ser humano, la vida, se debe a la falta de salud social.

Muchas veces he pensado que los medios de comunicación hacen muy bien no dando muchas noticias de estos hechos. Sin embargo, el problema está ahí. Y es muy grave.

Nos debe resultar bastante difícil entender qué pasa por dentro de estas personas y tratar de entender lo que sufren. Tampoco es fácil saber estar al borde ayudante y no estorbando o peor aún agravando el daño que sufre por dentro.

Lo mejor que podemos hacer debe ser dar testimonio de proximidad, de comprensión y siempre de amor. Y dar testimonio de estimar el gran don de la vida, de vivirlo en relación con Dios que nos da este don y de sentir que hay tendremos que dar cuentas, de cómo hemos administrado este don, del que somos administradores pero no nos hemos de sentir dueños. Que el buen Padre nos ayude.

Miquel Barbarà Anglès, pbro.
Artículo publicado en el Full Dominical (4 de noviembre de 2018)

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies