977233412 [email protected]

Tarragona es tierra sinodal. El primer concilio provincial de la Tarraconense celebrado en nuestra ciudad data del año 419 y fue presidido por el obispo de Tarraco, Tiziano, cuando el corazón del imperio romano todavía latía. El último concilio celebrado en nuestra ciudad fue en 1757 convocado por el arzobispo Jaume de Cortada. Así, un total de unos 104 concilios han sido celebrados en la ciudad a lo largo de la historia. Con la reanudación de la actividad conciliar provincial, después de 238 años de interrupción, en 1995, en la catedral de Tarragona, se inauguraba y clausuraba el Concilio Provincial Tarraconense. Esta realidad avala el papel metropolitano y primado que la Iglesia de Tarragona ha tenido a lo largo de la historia dinamizando el diálogo de las iglesias de su Provincia para adaptarse, en cada momento, a los signos de los tiempos, con más o menos lucidez.

Aunque el año 465 el obispo de Tarraco, Ascanio, convocó a la ciudad una asamblea episcopal, posiblemente un concilio, se considera que el primer concilio provincial, propiamente dicho y celebrado en Tarragona, es el del año 516, convocado y presidido por el obispo Juan. El próximo domingo, 6 de noviembre, hará 1.500 años de su inauguración. El Concilio decretó trece constituciones centradas sobre el culto, el orden moral, la administración de bienes en relación al clero, los monjes y los obispos. También decretó sobre la función del obispo metropolitano y el tema de la asistencia a los concilios. Por ejemplo, se establecieron normas que los clérigos debían observar en sus actividades económicas, la obligatoriedad de que los obispos no ordenados en la sede metropolitana se presentaran ante el obispo metropolitano en el plazo de dos meses para recibir instrucciones; la visita anual del obispo en las iglesias de su diócesis; la pena de excomunión por el obispo que, sin causa grave, no asiste al concilio. Participaron los obispos de Empúries, Cartagena, Girona, Barcelona, Tortosa, Elna, Zaragoza, Tortosa, Osona y Terrassa. Ignoramos el espacio preciso donde este concilio se celebró.

Junto a la Catedral, en la calle de las Tortas, conservamos el edificio llamado la Casa de los Concilios que es, desde el año 2006, sede del Museo Bíblico Tarraconense. Es un recuerdo en la toponimia urbana de esta actividad sinodal que ha marcado la historia de nuestra ciudad y del país. Se trata de un edificio construido en 1585 para custodiar los documentos y protocolos de la provincia eclesiástica Tarraconense y de sus concilios provinciales. Recientemente esta documentación ha sido digitalizada por el equipo del Archivo Arquidiocesano donde se encuentra, en la actualidad, conservada. Durante la segunda mitad del siglo XX el edificio fue sede de un proyecto educativo social impulsado por el Cardenal Benjamín de Arriba y Castro. En la fachada, la puerta principal es de medio punto y conserva, en la parte superior, tres emblemas heráldicos, dos con la Tau (símbolo de la Iglesia de Tarragona) y uno con las barras onduladas (símbolo de la ciudad). También empotrado en la fachada hay un bajo relieve, obra de Lluís M. Saumells Panadés y esculpido por Enric Cebral y Pere Vidal hacia el año 1962, que representa la figura del apóstol san Pablo. El edificio, en su interior, conserva un segmento de muro romano correspondiente al cierre de la plaza del recinto de culto imperial. También el inmueble tiene acceso a un refugio antiaéreo de la Guerra Civil.

El hecho conciliar en Tarragona es otra variable objetiva que nos permite valorar como el cristianismo forma parte esencial de las raíces históricas de nuestra ciudad. La Iglesia de Tarragona es la institución más antigua del territorio. Pero, más allá de la historia, el hecho sinodal recuerda a la Iglesia diocesana el deber de continuar impulsando el diálogo para afrontar, sabiamente, los retos de futuro sin prejuicios ni exclusiones. El día 6 de noviembre será un buen día para recordarlo en las comunidades cristianas.

Ús de galetes

Aquest lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies